Lunes a Viernes de 8:30 a 15:30 y de 16:00 a 19:30

Creando Futuro

¿Qué tipo de sociedad mercantil te conviene más?

0
0
0
s2sdefault

Si estás pensando en crear una empresa, te ayudamos a descubrir qué figura jurídica se adapta mejor a tus necesidades.

Siempre que dos o más personas deciden emprender en común un proyecto empresarial es necesario regular sus relaciones comerciales por medio de una sociedad mercantil. Ahora bien, una sola persona también puede crear determinados tipos de empresas, así que la gran mayoría de los trabajadores autónomos se enfrentarán en algún momento de su vida profesional al dilema de crear una sociedad o seguir como trabajador por cuenta propia. 

¿Cuándo se debe dar ese paso? Los expertos dan una serie de consejos básicos para descubrir si la creación de una sociedad mercantil es la decisión más acertada. En resumen, interesa crear una sociedad si se trata de una actividad que necesita cuantiosas inversiones, porque además de facilitar la posibilidad de acogerse a determinadas ayudas públicas u obtener préstamos bancarios, los propietarios también protegen sus bienes privados ante cualquier futura adversidad. Por otra parte, si los beneficios son cuantiosos -por encima de 50.000 euros anuales- el tratamiento fiscal de las sociedades mercantiles es más ventajoso que a título individual. 

Siempre que se den al menos una de las dos circunstancias anteriores es aconsejable la creación de una sociedad. Sin embargo existen varias figuras jurídicas de tipo societario, por lo que es necesario saber cuál se adapta mejor a las circunstancias y objetivos de cada uno. A continuación explicamos los tipos más comunes de sociedades mercantiles y sus características más destacadas.

SOCIEDADES ANÓNIMAS

Es un modelo societario apropiado para grandes empresas con un número elevado de accionistas. En España existen poco más de 100.000 sociedades anónimas, lo que supone menos del 4 por ciento del tejido productivo nacional. El capital mínimo a desembolsar es de 60.000 euros. Tienen la ventaja de su facilidad a la hora de transmitir los títulos de propiedad (acciones) y de aumentar el número de propietarios de la empresa (accionistas). Por el contrario, el capital inicial es más elevado que en cualquier otra fórmula societaria y tanto sus trámites de constitución como su gestión diaria reúnen mucha mayor complejidad.

SOCIEDADES LIMITADAS

Es la fórmula societaria más utilizada en España, hasta el punto de que existen más de un millón de empresas de este tipo, lo que supone algo más de la tercera parte del total. El capital mínimo para su constitución se reduce a 3.000 euros y su responsabilidad se reduce al capital aportado por cada socio. Entre las ventajas, destacan la facilidad para su constitución y el escaso coste que conlleva, así como la sencillez de su mantenimiento en los ámbitos administrativo, mercantil y fiscal.

SOCIEDADES LABORALES

Son una variante especial de las anteriores (S.A. y S.L.), cuya particularidad es que la propiedad de la empresa corresponde de forma mayoritaria a los trabajadores. Se trata de una figura jurídica cuyo crecimiento está siendo más que notable en los últimos años por su versatilidad y porque, de hecho, son muchas las personas que crean una empresa para seguir trabajando por cuenta propia, lo que hace que las sociedades laborales sean su expresión natural. 

El número mínimo de socios es de tres personas, dos de las cuales al menos han de ser trabajadores con contrato indefinido. El capital mínimo es de 3.000 euros para sociedades limitadas y de 60.000 para las anónimas. Los socios trabajadores detentan la mayoría de la propiedad de la empresa (el 51% como mínimo) y ninguno de ellos podrá poseer más de la tercera parte de las participaciones.

Entre las ventajas de esta fórmula societaria destacan en primer lugar su carácter eminentemente social -la empresa es propiedad de los trabajadores-, además de compartir los beneficios de las fórmulas S.L. o S.A. según la opción elegida. 

El formar parte del ámbito de la economía social proporciona enormes ventajas estratégicas que tienen que ver con las exenciones en algunos impuestos y, sobre todo, las facilidades a la hora de obtener ayudas públicas para el establecimiento inicial y la incorporación de nuevos socios trabajadores durante la vida de la empresa. Cuando se crea una de estas sociedades estando en situación de desempleo, la Administración permite capitalizar el total del subsidio, lo que unido a las subvenciones iniciales a fondo perdido hacen que la puesta en marcha de estas empresas sea mucho menos complicada de lo habitual.

 

Amusal, Asociación de Empresas de Economía Social, es la organización que agrupa a las sociedades laborales en la región de Murcia. Con más de quinientos socios, Amusal tiene como objetivo promover la economía social en la región de Murcia y ofrecer asesoramiento constante. Si estás interesado en crear una sociedad laboral o quieres conocer en profundidad sus ventajas, podemos ayudarte. 

 

Estamos a tu disposición. Contacta con nosotros sin ningún compromiso y comienza ya tu camino hacia el éxito empresarial. 

 

Suscríbete

¿Dónde encontrarnos?

Teléfono
968270003
E-mail
amusal@amusal.es